Potencia tu negocio con marketing de afiliados y WordPress

En WordCamp Gran Canaria he impartido una ponencia titulada Pay per Sale y WordPress, potencia tu negocio con afiliados.

El marketing de afiliados es una poderosa herramienta para poder aumentar el universo de potenciales compradores de tu marca de una manera eficaz y sobre todo muy rentable.

La base fundamental de los afiliados es que se trata de marketing de resultados y que por tanto el coste de campañas de este tipo estará exclusivamente determinado por el rendimiento de las mismas.

Aunque existen muy interesantes plataformas de afiliación (muchas españolas), desde mi punto de vista crear tu propia estructura técnica es muy viable y accesible para casi cualquier usuario medio de WordPress.

Para ello recomiendo utilizar el plugin AffiliateWP. Poderoso, flexible y eficiente. Su única pega es el coste anual (debemos tener en cuenta que se trata de un plugin “para ganar dinero” así que se trata de una inversión realmente).

Esta es la presentación de diapositivas que he utilizado para la ponencia que espero que sea bastante descriptiva:

Además también te dejo un vídeo con locución en la que explico más o menos lo mismo que en la ponencia:

Espero que te resulte de interés y si tienes cualquier duda sobre el sistema te invito a dejar un comentario aquí abajo. Lo atenderé encantado.

¿Por qué deberías ir a la WordCamp Gran Canaria?

Me voy a la WordCamp Gran Canaria a hablar de afiliados. He tenido el honor de ser elegido como uno de los ponentes (más ilusión no me puede hacer) y estaré en Las Palmas del 23 al 25 de febrero.

Ir a una WordCamp es algo que ningún aficionado o profesional relacionado con el mundo web debería perderse.

No es que se trate de un evento donde se puedan aprender cosas interesantes, sino que además es una vivencia extraordinaria que te cambiará la forma de ver al grupo de personas que hacemos WordPress en España.

En una WordCamp puedes compartir una charla con novatos, profesionales y gurús, aprender las últimas tecnologías en diseño, desarrollo o marketing, establecer relaciones comerciales, divertirte  tomando una cerveza con compañeros que se interesan por tus mismos temas y finalmente: hacer WordPress el día de comunidad.

  • Imagina que esto mismo se da en una isla maravillosa.
  • Imagina un programa de ponencias super intenso que va a tocar todos los palos posibles: 40 charlas, debates y actividades distintas en 2 días y medio.
  • Imagina que se va a celebrar en el estupendo Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología (échale un vistazo a la visita virtual y flipa con el espacio tan estimulante del que vamos a disfrutar).
  • Imagina que lo organiza un equipo de voluntarios que se está dejando la piel capitaneados por una de las personalidades más reconocibles del panorama nacional: José Ramón Padrón “Mon”. Y si, es el boss de SiteGround en España, por eso te suena tanto. Pero no creas que por eso te va a mirar por encima del hombro, todo lo contrario, es una joya de tío.
  • Imagina finalmente que todo esto solo cueste 20€ (la tercera parte de lo que te costaría un evento similar fuera de la comunidad WordPress) por el que además te darán de comer y te regalarán una camiseta del evento más meridional de Europa.

Deja de imaginar y pasa por taquilla a pillar tu entrada. A penas quedan  unas cuantas y las últimas semanas vuelan (menudas putadas se han visto en varias de las últimas WordCamps con gente que se ha quedado sin ellas a última hora).

¿Por qué NO debería ir a WordCamp Gran Canaria?

  • No tengo ni un duro“. ¿Qué le vamos a hacer? Es la mejor excusa, lo reconozco, aunque no olvides que el coste de la entrada es muy bajo comparado con otros eventos. Además en la comunidad WordPress (a través de su slack) la gente comparte sitios para dormir y que así salga más económico.
  • No tengo tiempo“.  Ya sabemos que tienes obligaciones familiares. Yo mismo tengo 2 hijas y una pareja, lo entiendo. O van contigo (algunas personas lo hacen así) o tendrás que buscar alguna forma de compensarles. Échale imaginación y sé generoso.
  • No conozco a nadie“. ¡Error! Si estás leyendo esto ya me conoces a mi. Solo tienes que acercarte y decirme que has leído este post. Soy el vasco, gordo y de pelo rapado (pero muy sexy) que ha hablado de afiliados a las 15:30 en el track B. Estaré encantado de charlar contigo y presentarte a todos los cracks de WordPress.
    Vas a conocer a gente genial que son verdaderos ídolos de WordPress: Fernando Tellado, Joan Artes, Javier Casares, Fernando Puente, Ibon Azkoitia, Tomás Sierra, Ana Cirujano, Mauricio Gelves, Darío Balbontín, Álvaro Gómez, Luis Montoya, Angel G. Zinsel, JuanKa Díaz, Oscar Abad, Fran Torres, Rafa Poveda, Alejandro Gil, Rocio Valdivia y muchas más personas que hacen de esto una fiesta de la exaltación de la amistad (especialmente durante la afterparty).
  • Yo es que soy más de ligar“. Quédate en casa. Creo que una vez vi a alguien ligar pero te será más fácil conseguir unas lágrimas de unicornio. Este no es el sitio adecuado. Además ¿quién puede pensar en el sexo cuando te están hablando de Custom Post Types? ¡Eso si que es hot!
  • Soy de Joomla/Drupal“.  No pasa nada, tienes todo el derecho del mundo a estar equivocado. Entre nosotros hay muchos que también pecamos con otros CMS y nos acogen igual de bien.
  • Soy más de WIX“. Te estás perdiendo lo mejor de la vida, alma de cántaro. Vente para WordCamp Gran Canaria y deja de perder el tiempo con esas guarrindongadas.

Si con todos estos argumentos no te has convencido yo ya no sé qué más decirte, la verdad. Solo un comentario más: cuando leas los resúmenes y te mueras de envidia, ya será demasiado tarde. La 1ª gran WordCamp de todas las islas Canarias ya será historia y tu oportunidad se perderá en el tiempo… como lágrimas en la lluvia.

Optimización de la Usabilidad frente a Persuasión

En muchas ocasiones se confunde la usabilidad con la capacidad de persuadir al usuario en un sitio web. A continuación vamos a conocer sus diferencias fundamentales.

Lo ideal es disponer de sitios usables y persuasivos pero no siempre disponemos del tiempo necesario para trabajar en estas dos lineas de optimización. No olvidemos que para comprobar o mejorar la usabilidad de un sitio web, requerimos de test y encuestas que cuestan tiempo o dinero (frecuentemente ambos).

¿Qué significa optimizar la usabilidad?

Significa mejorar la forma en la que los visitantes interactúan con mi sitio para que lo hagan de la forma más fácil, cómoda e intuitiva posible, eliminando todos los obstáculos que puedan encontrarse. Por ejemplo, facilittar la forma en la que se avanza en un checkout de un ecommerce sería un caso de optimización de la usabilidad.

Los factores que afectan a esa mejoría son los que hacen referencia a:

el tiempo que el visitante necesita para aprender a usar el sitio

  • la rapidez con las que se pueden realizar las tareas
  • la facilidad para recordar cómo se usa el sistema
  • la ayuda que recibe el usuario para enfrentarse a errores del sitio
  • la satisfacción subjetiva de los usuarios al manejar el sistema en relación a la facilidad y simplicidad del mismo.

¿Qué significa optimizar la persuasión?

Significa potenciar la capacidad de influencia que nuestro sitio tiene en la toma de decisiones de nuestros visitantes, orientadas a la conversión.

Se definirá a través del alineamiento entre lo que el visitante busca y nosotros ofrecemos, del trabajo con la propuesta de valor única, de la forma en que mostremos los beneficios de nuestro producto/servicio y de que consigamos que el visitante entienda perfectamente que lo que ofrecemos es lo que necesita.

Por ejemplo, trabajar en los textos y el diseño al servicio de estos de una landing page, entraría dentro del ámbito de la optimización de la persuasión.

¿En qué casos es más rentable dedicar esfuerzos en hacer una web más persuasiva en vez de hacerla más usable?

Como decíamos al principio de este artículo no siempre disponemos del presupuesto necesario para afrontar un proceso de optimización tanto de la usabilidad como de la persuasión. De hecho un buen profesional del marketing online debería ser ser capaz de priorizar cuál de los dos procesos de optimización conllevará un mayor impacto en la consecución de los objetivos del proyecto.

La idea es arrancar con el más rentable y continuar después con el segundo.

¿Cómo identificamos cuándo merece más la pena trabajar sobre la persuasión? En general identificaremos esta situación cuando:

  • el valor del producto o servicio es complejo de entender para la mayoría de nuestros visitantes.
  • las descripciones de los productos o servicios tienen un % de rebote excesivamente alto.
  • las últimas fases del proceso de compra reflejan un % de salida relativamente bajo, es mucho más rentable trabajar en la parte alta de la pirámide de necesidades y aumentar la cantidad de prospectos que entran en el embudo para que un volumen mayor de ellos llegue a la parte baja.

¿En qué casos es más rentable dedicar esfuerzos en hacer una web más usable en vez de hacerla más persuasiva?

Por otra parte priorizaremos trabajar en mejorar la usabilidad cuando:

  • la marca es muy reconocida o se es líder del mercado, el visitante ya sabe que quiere nuestro producto y solo necesita comprarlo, no convencerse. En este caso conviene centrarse en la eficiencia.
  • el producto cumple con una necesidad muy básica y fácil de entender, entonces nos centramos en la base de la pirámide de necesidades y trabajamos la funcionalidad, accesibilidad y usabilidad.
  • la mayor parte de la adquisición de tráfico del sitio se centra en las últimas fases del embudo de compra.

No siempre es fácil distinguir las mayores oportunidades de mejora en todos los casos puesto que nos encontraremos con situaciones mixtas. En estas situaciones no queda más remedio que tirar de intuición y experiencia o estudiar la evaluación de costes de mejora para tomar la decisión correcta.


Este artículo es un extracto de mi colaboración en el podcast de Fernan Díez WordPress Diario, en su episodio 400.

Mi review de la WordCamp Santander 2017

El pasado 11 de noviembre se celebró la edición 2017 de una de las WordCamps con más personalidad de la comunidad WordPress España, la WordCamp Santander. Y eso no es cosa mía, no lo digo yo, sino que es algo que se da por sabido entre todos aquellos que la conocen de pasadas ediciones.

Para mi se trataba de en un evento MUY especial porque era la primera vez que iba como ponente y lo estaba esperando impaciente, nervioso y muy, muy emocionado. Y eso que aun no sabía la que se me venía encima.

El viernes 10 llegué desde Irun, con mi furgo trotera, al Hotel Silken Río. Está muy cerquita del fabuloso Palacio de la Magdalena, sede oficial de la WordCamp.

Allí me esperaban mis compañeros Ana Cirujano y Rafa Poveda, que se encontraban ensayando sus ponencias en aquel momento.

Encontrarte con gente a la que no solo respetas profesionalmente sino a la que quieres y consideras tu amiga, es una de las mejores cosas que tiene una WordCamp. Y a estos dos fenómenos los quiero particularmente así que nos dimos un fuerte abrazo y ya comenzamos con nuestros cotilleos, bromas y chorraditas.

La salsa WordCampera, ya tu sabeh mi amoll.

En muy poco tiempo estábamos saliendo para la mítica cena de ponentes de WordCamp Santander. Un marco de lujo en el Balneario de La Concha (justo al otro lado de la carretera, apenas a 1′ del hotel) donde ya estaban casi todos los WordPressers con los que compartiríamos mesa.

Abrazos y más abrazos con la gente del equipo organizador. Por supuesto empezamos por Darío Balbontín, alma mater de la WordCamp y del que nunca olvidaré que fue quien me dio la alegría de confirmarme como ponente de 1ª WordCamp. Épico.

Darío ha sido un fantástico anfitrión durante todo el evento. Es un tío bipolar, borde y cercano al mismo tiempo (¡simultáneamente!).  Lo mismo te mete un secante con una opinión cortante que te acoge con los brazos abiertos y toda la atención del mundo. Seguramente por eso es tan divertido compartir una rato con el y por eso se le quiere tanto en la comunidad. Para mi ya es alguien especial al que respeto y aprecio.

Más abrazos con Monty y con Tomás Sierra. Menudo par de cracks. Tomás es una de las personas del mundillo WordPress que siendo un referente, más cercano se ofrece a todo el mundo. En esta WordCamp ha vuelto a dar un ejemplo de energía, buen rollo, amabilidad y por supuesto conocimiento (que al final es lo menos importante, pero es que lo tiene para derrochar el muy cabrón).

Monty es pura energía, no paró en toda la cena de contar aventuras y anécdotas. Otro ejemplo de cercanía para todos, siempre accesible y cumplidor se dejó la piel durante toda la WordCamp para que todo saliera perfecto. Da gusto contar con compañeros como él.

Nadia estaba superatenta a todo lo que pasaba tratando de organizarnos un poco. Se pegó un finde guapo después en el Palacio dando vueltas y gestionando de todo. Es un sol.

Y llegó mi primer descubrimiento en WC Santander: Nacho Ara. Pero… ¿dónde estaba este chaval en todos los (todavía pocos) eventos donde he estado yo? Una puta mina de oro. Supermajo, superatento a que todo estuviera como debía y un cachondo que animó continuamente la cena. Con un tío como Nacho me monto yo una WordCamp donde haga falta, aunque no vaya nadie. Pasote este chaval.

En cuanto me senté a comer, aterrizó Fernando Puente a darme un abrazo. Uno de esos saludos que te hace sentirte importante, jodé, el puto Capitán Caché viene a saludarte. Además de lo que todo el mundo puede ver de Fernando, que sabe un huevo de temas que están a mil kilómetros de mi nivel, es un cachondo que cada vez que abre la boca sabes que te va a sacar como mínimo una sonrisa y casi seguro una carcajada. Míticos resúmenes de las WordCamps con memes, los de Fernando.

Según nos íbamos asignando a las mesas seguimos saludando a la élite de WordPress.

Y yo allí sintiéndome como un voyeur que se ha colado por la puerta de atrás.

Aparece Moncho, super atento como siempre y una referencia para todos. No dudo de que muchos elegimos SiteGround no solo por razones técnicas, sino por su implicación con la comunidad materializadas en el curro que se pega y el cariño que le pone a todo. Con un capitán como ese, la WordCamp Las Palmas lo va a petar pero bien.

Por fin pude desvirtualizar al monstruo de JuanKa Diaz, el cabronazo que al día siguiente reventaría su sala con su ponencia a costa de dejar la mía hecha unos zorros. Un fenómeno que se mete en todos los charcos por los que pasa, eso que solo saben hacer así de bien los que no tienen miedo a mojarse, los que hacen que todo esto avance y funcione. Un imprescindible. Por cierto, que no os asuste si os pregunta en una WordCamp a ver si estáis solos. Lo tenemos hablado, es para ayudar a integrar a los nuevos. No va a haceros nada malo… en principio.

Me quedé con ganas de charlar con la gente de Raidboxes (uno de los patrocinadores) como Manuel Pérez, tienen pinta de ser muy majos y estoy seguro de que van a aportar mucho a la comunidad. A ver en la siguiente si podemos estar.

En la cena nivelón tanto de comercio como de bebercio.

Cada vez tengo más claro que las WordCamps se están convirtiendo en eventos gastronómicos.

Por mi encantado, ya lo sabéis.

Por lo demás un ambiente superagradable y muchas risas compartiendo mesa con el equipo organizador (era la mesa buena, no hay duda).

Llega la hora de la bolsita con las cosicas. Pelotazo: una cantimplora de aluminio con Bisontuco, el wapuu de Santander, que junto con los sobaos Joselín (canela fina) serán los swag por excelencia de la WordCamp.
La camiseta de rigor, de las guapas-guapas. Una pena que me quedara pequeña (no era yo el único, echamos en falta una X más en la XXL). Buen reto para quitarme unos kilos y lucirla como bien se merece.

Tras la cena, los km acumulados en el viaje y las 5h de clase que impartí del tirón por la mañana en un curso de Social Media me pasaron factura y decidí retirarme a descansar. Antes dimos un agradable paseo para acompañar al hotel a mi querida Rocio Valdivia, la WordPress Queen, a la que tanto debo por su apoyo, su trabajo para la comunidad y sobre todo por su actitud superpositiva siempre. No es la primera vez que reconozco que le tengo un cariño especial y desde luego no será la última.

En el paseo pude cumplir dos tareas pendientes. Una con Flavia Bernardez, con la que apenas crucé alguna palabra en otros eventos. En Santander nos desquitamos e hicimos buenas migas en distintos momentos (además disfruté de su ponencia). Gaditana a full, risas aseguradas y anécdotas a tope de su experiencia resolviendo tickets para boluda.com (ahí es nada). Una tía estupenda. Las risas todavía siguieron al llegar a Irun, a través de las RRSS.

La otra tarea pendiente desde Chiclana era con Joan Artés. Un tío majísimo que debe llevar con WordPress desde que dejó la teta de su madre, porque si no los números no me cuadran, menudo portento. Quería agradecerle personalmente que por culpa de WPRadio, su podcast con Boluda, me empezara a tomar en serie lo de montar la meetup de Irun. Charlas unos minutos con él y enseguida alucinas con su humildad. Tanto conocimiento y tan accesible, en fin.

Al hotel, a la piltra a dormir en la habitación que compartía con Rafa. A flipar otra vez con cómo se duerme sin meterse en la cama del todo. Acojonante lo de este tío (en Chiclana en 9 noches solo le vi dentro de las sábanas 1 o 2 noches). Los genios tienen estas rarezas y excentricidades. Lo digo en broma, bastante aguantó con lo que tenía en la pierna (las consecuencias de un accidente que lo producían muchas molestias).

Llega la última WordCamp en España del 2017

Quedamos un grupito para desayunar. Se sumó Zoe, de WPCombo, a la que solo había visto en vídeos entrevistando a gente de la meetup de Madrid con una facilidad que parece que lo lleva haciendo toda la vida. Fresca como una lechuga, con esa chispa tan divertida, nos acompañó en una peregrinación hasta el infinito buscando un sitio para desayunar.

Cagada, nunca lo encontraremos y tenemos que tirar de influencias en la organización para que Nacho y Tomás roben unos zumos y bollitos ya en el Palacio de la Magadalena y que no arranquemos la WordCamp de vacío. Salvados por la campana.

El Palacio es impresionante, no lo conocía, menudo marco para una WordCamp. No hay duda de que ya forma parte de su peculiar ADN.

Ana y yo pillamos pole. Nacho y Darío dan la salida. Emoción.

Ana también se estrena como ponente y así, como el que no quiere la cosa, abre la WordCamp con una pedazo charla sobre tipografía responsive que quita el hipo. Grande. La peña flipando.

Suelta, ágil, con gancho y sobre todo aportando valor. El que no se llevó algo nuevo aprendido es por que no quiso. Ponencia soñada para ella y nosotros tan contentos. Si tuviera que elegir una entre todas las ponencias que vi, la que más cosas nuevas me aportó fue la de Ana.

Al acabar nos vamos juntos a ver a Rafa, a que nos enseñe cómo funciona una API. No sé muy bien cómo pero todo empieza con una hamburguesa y una camarera de First Dates con un corazon bordado en el delantal a la altura del toto. Pero Rafa no da puntadas sin hilo y me entero hasta de qué es la REST API de WordPress.
Se las sabe todas Mr Poveda: aprender pasándolo bien y con cosas divertidas que favorezcan el recuerdo. Artistazo. Me gusta más escuchar tus historias que a ti contarlas, crack (que ya es decir).

En cuanto Rafa cierra me piro a mi track para preparar mi ponencia. La gente entra y sale cambiando de salas. Charlo con Josean Rodriguez, irundarra que se ha acercado hasta Santander para seguir la WordCamp y me hace sentirme como en casa. Da gusto tener a gente del equipo cerca, mola. Josean es además uno de los miembros más activos del grupo de Irun.

Me centro en conectar el ordenador un minuto y cuando levanto la mirada…

¡Hostia! ha debido sonar la alarma de incendios y no me enterado ¿a dónde pelotas ha ido todo el mundo?

Habrán ido a fumar, digo yo medio de coña. Pero no, cuando da la hora y Tomás hace una más que amable presentación (¡pero qué majo eres!) en la sala habrá unas 20 personas.

Bajón.

Me había preparado para ello por si acaso, pero no puedo evitar hundirme.

Vaya full, Pableras.

Pero hay que tirar para adelante y hago una broma sobre ello “¿cómo os vais a creer lo que he venido a contaros sobre cómo llevar 25 personas a vuestra meetup si no soy capaz de traer 25 a una WordCamp?”.

Algún medio se hará después eco de esta broma atribuyéndosela sin decir que es mía, lo que resulta un poco hiriente. Pero qué le vamos a hacer…

Me detengo un par de segundos para tragar saliva y pienso:

qué cojones… ¡Rock&Roll!

A partir de ahí ya me la pela cuánta gente no hay delante y me centro en quienes sí están. Y lo disfruto, todo fluye como lo había ensayado y me siento cómodo. Me lo paso bien y a la gente parece que le interesa lo que cuento.

Al acabar, doy paso a las preguntas y pienso que esto se va a acabar pronto. Pero no, ahí están los amigos que rompen el hielo (es su forma de echarme un cable, guapamente, gracias cracks): Ibon Azkoitia, Fernan Díez, Rocio Valdivia y Josean… Lanzan sus preguntas para animar la cuestión y eso dinamiza el tema para que gente que aun no conozco planteen a su vez sus propias dudas. Así agotamos el tiempo disponible.

Al final entre una cosa y otra salen inquietudes de meetup en WordPressers de Burgos, Asturias y León. Buah, cojonudo, misión cumplida. Muchísimas gracias a todos los que estuvisteis allí acaompañándome y participando. Estoy en deuda con todos vosotros.

Hora del café que aprovecho para evaluar qué ha pasado aunque no recuerdo ni con quién hablé exactamente. Estaba contento con la ponencia aunque no dejo de pensar que era algo que no interesa a demasida gente. Y sin embargo no puedo arrepentirme del tema elegido, las ponencias de comunidad son mis preferidas y me alegro de que la organización eligiera esa entre las 3 o 4 que mandé.

Todavía medio en shock me voy a ver a Pablo López, que ya ha empezado, para ver cómo audita WPO en directo. Muy sensato todo lo que dice, a veces necesitamos que venga un máquina como Pablo a decirnos “eso es una chorrada y no le doy importancia, prefiero invertir el tiempo en optimizar otra cosa”. Mucho valor en esa ponencia.

Después me tocaba “guardia” en la zona de expertos.

Aprovecho para charlar con Ibon Azkoitia y comentar la jugada de la charla. Me ayuda a ponerla en su contexto. Es bueno tener a Ibon por allí, es de esas personas a las que puedes recurrir en cualquier momento porque siempre tiene unos minutos para ti y una sensibilidad para que la gente se sienta cómoda. Es un consejero cojonudo, y ya le considero un buen amigo.

Más tarde, en la comida, volveremos a juntarnos los dos y la peña podcaster (hermanos de sangre no solo en el podcasting sino también en el Club Freelance) como siempre al pie del cañón: Dani Serrano y Juanma Aranda. Son de esos must que me complace ver en todos los eventos. Es una alegría saber que van a estar por ahí y que me contarán alguna cosilla de sus proyectos (siempre están tramando algo). Les conocí en WordCamp Bilbao y desde entonces les tengo un cariño especial.

Antes habremos podido disfrutar de la ponencia de Dario sobre Layouts con Grid. Me gustó, me aporto valor en un tema que me interesa y sobre el que estoy trabajando últimamente. Era el momento adecuado de mi vida profesional para verla. Bingo.

Durante la comida aproveché para hablar con algunas personas de la comunidad.

Fernando G.Rebolledo andaba por allí currando como un loco. Creo que le van a tener que hacer algún homenaje o algo por que me lo encuentro de voluntario en todos los lados.

Algunos otros voluntarios que estuvieron dando el cayo fueron Zoraida y Patricia, pero la verdad es que me dejo muchos en el tintero porque no pude estar con todos.

Carlos Longarela es una de esos tipos con las que cruzas comentarios en slack (especialmente en el canal de los foros de soporte) y te hace mucha ilusión conocer en persona, que guay encontrarnos allí. Por fin nos desvirtualizamos.

Me pude sentar un rato con Antonio Torres, uno de los máquinas de Profesional Hosting, que es ya un fijo en todas las WordCamps. Acompañado de Angel Sánchez estuvimos un rato en una entrevista (currazo el que se están pegando generando contenido propio en las WordCamps) y otro rato de networking durante la comida. Angel es un tío majísimo también, me encanta ver como están cada vez más integrados en la comunidad.

Fernan Díez, ese señor que hace un podcast diario sobre WordPress (el podcast diario, mejor dicho), con una elegancia de quitarse el sombrero, y que siempre está al quite para poner la guinda a todas las ponencias. Si te despistas lo mismo te  convierte una conversación en una interesantísima ponencia en si misma en un pispas (al loro con su desconferencia sobre sonoridad en podcasting, menuda currada). Una personalidad inmitable que tenemos que mimar en la comunidad para que siempre esté ahí, todos lo agradeceremos.

Álvaro Gómez y Xelo Soriano también estaban por allí y aprovechamos para charlar un poco sobre los babies. Por la noche en la after-party, Álvaro sería ganador de un cara-cruz para saber quién de los dos padres saldría de timba, lo que nos permitió estar otro ratito de charleta animada entre padres-WordPressers a tiempo completo. Un tío super majo Alvaro, buen fotógrafo de WordCamps además.

Más gente que andaba por allí. Angel Zinsel, el otro 50% de WPCombo, rey del networking (no para de conocer y presentar gente, el tío, qué máquina) que me trajo a Jose Ignacio ¿Torres?, un donostiarra que se iba a apuntar a la meetup de Irun. Angel está hecho un ojeador estupendo, todo el rato alerta de por dónde puede surgir la sinergia.

Caín Santamaría es un burgalés que anda tramando montar algo de comunidad en Burgos. Charlé un rato con el y con Jorge Gonzalez de Betabeers. Gente supermaja. Con Caín nos echaríamos más tarde unas muy buenas risas por la noche en la after-party.

Estuve un ratito también con Jonatan Weber, que está tramando una meetup y había estado en mi ponencia. Le presenté a Rocío para que hiciera los honores y le asesorara sobre todo lo necesario. Mucha suerte y ya sabes dónde estoy si es que puedo ayudar, Jonatan.

En un rato y como el que no quiere la cosa conocí a Javier Casares, el culpable de WPDanger. Charlamos un rato mientras nos contaba las pirulas que hace grabando con Boluda, muy divertido.

Está fatal de la cabeza esta gente.

Con todo el lío, no sé en que momento de la WordCamp me encontré por primera vez con el pater nostrum, Fernando Tellado, al que le llevé su libro para que me lo firmara (me hacía mucha ilusión). No dejo de pensar en la suerte que tenemos de contar con alguien como él, currante y accesible en todos los eventos. Siempre disponible para echar una mano. Al loro con su proyecto (con Ibon) de la ONG Adweb que nos va a servir para muchas cosas útiles en la comunidad.

Por supuesto tuve tiempo de charlar con mis pamplonicas favoritos, Angel Flores y Pablo Cianes, organizadores de la meetup de Pamplona que no hacen otra cosa que darle vueltas a todo lo que pueda significar una mejora para su grupo local.

Después de la comida me vi a Flavia con la ponencia de sus tips de CSS, grandes clásicos que siempre está bien repasar, y a Puente con su sastrería de WordPress a medida. Las ponencias de Fernando tienen algo especial, una chispa, que me gusta mucho, no me pierdo ninguna.

Cerraríamos la sesión con las dos últimas ponencias. Juan Hernando y sus consejos de productividad fue una charla muy divertida (menudo cachondo es este tipo) con ideas útiles que desmitifican los métodos mas conocidos. Juan es otro de los imprescindibles, siempre apoyando a los nuevos y tratando de aportar valor al grupo incansablemente. Cada vez me gusta más cómo se lo curra, muy grande. Hizo una broma con el cuadro de la última cena que no te puedes perder en wordpress.tv. Para mi la imagen que siempre recordaré de esta WordCamp.

Cerramos con la cara oculta de Divi de Javier Mendoza, a quien no conocía y con el que no me dio tiempo a charlar. A ver si la próxima vez encuentro un hueco.

Terminadas las charlas tocaba vuelta al hotel y duchita antes de la cena y de la after-party.

Looking for cancaneo

Salimos a cenar Ana, Rafa, Flavia, Samu, una chica de la que no recuerdo el nombre (¡perdón! pero no llegamos a hablar) y yo.

Nos acompañaba también una pareja de nivelazo Mónica Laga y Roberto Tuñón, aunque también nos conoceríamos un poco más en la after-party. Dos personas super majas y super divertidas. Me encantó conocerlos y me llevo un estupendo recuerdo de los dos. La próxima ponencia de Roberto no me la pierdo, fijo, la gente comentó que estuvo muy bien.

En algún momento hablé con Cris y con Vanesa de Exprimeviajes.com, a la que tenía fichada por alguna mención de Puente y que me hizo mucha ilusión conocer por fin.

A última hora también tuve charla con Mikel Mandón, de Leon, que me estuvo hablando de sus proyectos y de sus ganas de cambiar algunas cosillas para mejorar su comunidad. Mucha suerte con todo, Mikel.

La noche se alargó más de la cuenta. Nos lo pasamos de muerte. Os contaría algo más de lo que hicimos, pero lo que pasa en la afterparty se queda en la afterparty. Solo diré que tuve que llevarme a rastras a Ana y Rafa, a la fuerza, de vuelta al hotel. Marchón en Santander.

En el desayuno (muy animado para la que había caído anoche si te soy sincero) nos juntamos con Oscar Abad, otro fenómeno que en este caso organiza la meetup de Amurrio. Seguro que alguna vez le has escuchado en su podcast sobre Genesis, tema sobre el que le presionaron (Flavia, en concreto) para aumentar la frecuencia de publicación 😉

Llegamos al Contributor Day (mi día preferido en toda WordCamp) y nos encontramos con una sala abarrotada de WordPressers (80 personas según la organización, record en Santander). Se instalaron las mesas de trabajo y se empezó a trabajar en traducciones, plugins-temas, foros, comunidad y yo me hice cargo de la mesa de WordPress.tv.

No pudimos hacer gran cosa porque los datos no daban para más pero por lo menos pudimos explicar el protocolo y ya tenemos cantera para que nos echen un cable subiendo vídeos a la plataforma (Mauricio, ya ves que hemos hecho los deberes). Por allí anduvieron Julio de la Iglesia y Fernando Portomeñe, entre otros, informándose de cómo iba el rollo. Muchísima suerte con la WordCamp Pontevedra de septiembre, chicos, espero sinceramente que la bordéis.

Esther del Prado (voluntaria) estuvo superinteresada en la mesa de la tele de WordPress, espero poder contar con ella con todo el curro que se nos viene encima con su WordCamp.

No participé de las desconferencias, entre que estuve ocupándome de la mesa de WordPress.tv y que me senté un rato en la de comunidad, preferí ocupar los ratos libres en charlar con los compañeros.

De nuevo la comida estuvo muy bien. Además al haber mucha menos gente fue más fácil prepararse el menú. Lo del sábado creo que es un tema a revisar para que se organice mejor. Hubo un poco de caos para poder comer o tomar café y habría que favorecer la formación de colas.

La última persona a la que apenas conocía y con la que charle un poco justo cuando nos íbamos fue Alejandro Gil, uno de los coorganizadores de la próxima WordCamp Zaragoza. Estoy seguro de que tendrán mucho éxito, estuvieron tomando apuntes todo el evento y la verdad es que a él y a JJ se les ve realmente muy capaces.

Con mucha pena tocaba plegar velas y marcharnos para casa.

Llevé a Alejandro y Ana Cirujano al tren y pillé la autopista hacia casa.

Durante dos horas y media de viaje me dediqué a recordar, ya con nostalgia, los buenos momentos vividos y a soñar con una próxima WordCamp. Y sobre todo imaginarme una WordCamp Irun. Algún día… pongo a Matt por testigo.

 

 

PD. He intentado acordarme de todas las personas con las que compartí un rato. Estoy seguro de que se me han olvidado muchas, perdonadme por favor y volved a saludarme en la próxima ocasión para que no se me pase. Un abrazo fuerte a todos.